Mucho se habla de la manera de educar a los niños y se piensa que a todos se les debe educar de la misma manera. Si tú eres padre de varios niños ya sabes que hay cosas que dices, que un niño las capta inmediatamente y al otro pareciera que le entra por un oído y le sale por el otro. También te habrás dado cuenta que la manera de corregir a uno no funciona con el otro. O que la forma de motivar a uno a que haga algo, al otro ni le hace cosquillas.

¿Te preguntaste alguna vez porque sucede esto?

Esto pasa porque los seres humanos tienen cuatro tipos de temperamentos o personalidades, Colérico, Sanguíneo, Melancólico y Flemático.

Estos temperamentos o personalidades son heredades, nacemos con esta tendencia a actuar o pensar diferente y también reaccionamos a nuestro entorno de manera diferente.

Los niños con temperamentos Colérico y Sanguíneo por ejemplo, son los más difíciles de manejar, pero si como padre  conoces sus características, deseos, necesidades emocionales, virtudes y debilidades y el por qué actúan como actúan lograrás manejarlos mucho mejor.

También hay niños con temperamentos calmos y muy adaptables, que normalmente son los Flemáticos y Melancólicos, pero también son los más sensibles y corren el peligro de sentirse heridos muy fácilmente. Si aprendes sobre sus temperamentos lograrás educar niños sanos emocionalmente y felices.

Un día una madre estaba tan cansada que su hija no le obedeciera que se le ocurrió llevarla al frente de su casa y atarla a un árbol, pensando que iba a aprender la lección si todos su amigos la veían. Como esa niña tenía el temperamento sanguíneo y los sanguíneos creen que todo es divertido, convenció a sus amiguitos que era divertido y que era un juego que su madre estaba haciendo con ella. Al poco rato todos los niños estaban tratando de convencer a sus padres a que también los ataran a un árbol.

Si eso mismo se le hace a un melancólico, puede transformarse en la humillación más grande de  su vida y de seguro aprendería rápidamente la lección. En un niño Colérico de seguro se enojaría mucho, llegando a perder el respeto por su madre. Y en un niño Flemático, lo tomaría con soda, por ratos riéndose y por ratos triste, esperando calmadamente que lo vengan a soltar.

Veamos algunas diferencias en distintos temperamentos

Características de niños Sanguíneos

  • Muy sociable y simpático
  • Desordenado
  • Espontáneo
  • Superficial
  • No se traza metas
  • Impulsivo y se lastima
  • Se distrae fácilmente
  • Atrae con su carisma

Características de niños Melancólicos

  • Tímido y serio
  • Muy ordenado
  • Analiza muy bien antes de actuar
  • Muy profundo
  • Le gusta trazarse metas
  • Cuidadoso
  • Muy responsable y dedicado
  • Lo ven raro

***3 Audios GRATIS: Como mejorar la comunicación con tu hijo sin cometer errores. Garantizado!! Haz Clic Aquí y Descárgalo AHORA

Características de niños Coléricos

  • Dominante
  • Líder
  • Ama trabajar
  • Insensible
  • Mal humor
  • Rápido, inquieto
  • Se enoja rápidamente
  • Guerrero
  • Le gusta competir y desafiar

Características de niños Flemáticos

  • Prefiere que los demás decidan
  • Le gusta seguir a los demás
  • No le gusta trabajar
  • Muy sensible
  • Buen humor
  • Lento, tranquilo
  • Muy tolerante
  • Mediador
  • Evita la competencia y el conflicto

Si ves las diferencias entre un niño y otro, te habrás dado cuenta que es una prioridad conocer un poco más a tu hijo a partir de su personalidad o temperamento para tratarlo de la manera correcta. Si tu conoces más sobre él, evitarás muchos problemas y sabrás enfrentar todos los conflictos que no sabes como resolver de la menar correcta.

Así que manos a la obra y aprende más sobre los temperamentos en tus hijos para actuar con sabiduría.

Descarga 3 audios 100% GRATIS sobre: Como mejorar la comunicación con tu hijo sin cometer errores. Garantizado!! Haz Clic Aquí

La comunicación en la familia